lunes, 11 de julio de 2011

Restaurantes costa de España

Top 10 mejores restaurantes de la Costa de España

Un listado de los mejores restaurantes pero sólo de costa de España, no de interior con lo que eso conlleva, principalmente el tipo de comida y platos principales que se van a desgustar en ellos.

ELKANO
Ubicación: Guetaria (Guipúzcoa)
Precio medio: De 70 a 110 euros
Su historia: Su propietario, Pedro Arregui, fue un auténtico innovador en los años sesenta con la apertura de Elkano. Heredó la vocación gastronómica de su madre, Joxepa, que regentaba una tienda de ultramarinos y que firma algunas recetas que aún hoy se sirven en este local, como la sopa de pescado. A Arregui le dio por asar en una parrilla un pescado entero con piel incluida. Después, llegaron los cogotes a la brasa y el marisco (como langosta o bogavante) a la parrilla. Este método es la seña de identidad de esta casa, donde sólo se compran las mejores piezas de besugo, rodaballo, merluza o lenguado, que se sirven enteras a la patrilla antes de desespinarse en la sala ante los ojos del cliente ¿Lo mejor? Escuchen a los camareros de este local, encabezados por Aitor, hijo de Pedro Arregui, que le invitarán a chupar las espinas hasta encontrar partes del pescado de insospechado e increíble sabor.

CASA JAIME
Ubicación: Peñíscola (Castellón)
Precio medio: De 40 a 60 euros
Su historia: “Hoy y recomendamos #arrozcalabuch con espardenyes y ortigas de mar..... #saboresmarinos”. Es el tweet de Casa Jaime a través de su identidad virtual @RteCasaJaime, una muestra de la adaptación a la era 2.0 del 'gastrosector' español. Este restaurante situado en el Paseo Marítimo de Peñíscola, abierto en 1967, opta por una “cocina autóctona y marinera” para atraer a una fiel clientela, que visita el local de Jaime Sanz y su familia. Su especialidad son los arroces y los imprescindibles guisos marineros. Aunque hace algunos guiños a la creatividad, Casa Jaime sigue operando bajo una propuesta ligada a un producto de temporada de alta calidad, sobre todo, los pescados comprados cada tarde en la subasta de la lonja de Peñíscola.

LAS TERRAZAS DEL BENDINAT
Ubicación: Portals Nous (Mallorca)
Precio medio: De 40 a 60 euros
Su historia: En Portals Nous, a las afueras de la ciudad de Palma, el pequeño Hotel Bendinat, de cuatro estrellas, alberga un restaurante con dos atractivos: las vistas a la bahía desde su clásica terraza con mesas y sillones de mimbre y, además, su oferta de arroces. La carta de Las Terrazas de Bendinat se compone de tapas, ensaladas, pescados frescos a la plancha, algunas carnes y los arroces, como la paella ciega de conejo, pollo y setas, la de rape y gambas o la negra con mejillones y gambas. También puede ser interesante probar la caldereta de bogavante y algunos platos de pasta de corte más internacional. Este establecimiento es un punto de encuentro habitual no sólo de los clientes del hotel, sino también de los palmesanos y turistas nacionales y extranjeros.

LA SIRENA
Ubicación: Roses (Girona)
Precio medio: De 35 a 60 euros
Su historia: Se autodenomina cafetería (su cartel lo anuncia como La Sirena Snack), pero, en realidad, podría calificarse como un bar marinero con una oferta 'top'. En su barra, oficia Montse, que trabajó en elBulli. En ocasiones, al lado de la puerta, el cliente puede encontrar una improvisada mesa en la que el personal de La Sirena se dedica a abrir erizos. Es una de las propuestas de este establecimiento, donde no hay que perderse la ensaladilla, además de los calamares a la romana, las croquetas y las verduras de temporada. Puede ir a comer o a tomar un aperitivo (muchos platos tienen formato tapa), tanto en su terraza exterior como en el interior, donde verá una vitrina con los pescados del día expuestos, así como una plancha donde se preparan al momento espectaculares gambas de Roses o combinados de pescados y mariscos.

EL NÁUTICO
Precio medio: De 35 a 60 euros
Su historia: En verano, sus mesas se llenan de turistas y público local. Ubicado en el paseo marítimo de esta villa marinera de la costa norte coruñesa, El Náutico es un sencillo restaurante con una increíble oferta marinera de pescados y mariscos, suministrados desde la lonja cercana, donde por las tardes se puede ver la subasta diaria. Algunas de las mejores piezas de Galicia se surten desde este puerto a mercados como Ferrol y A Coruña. Entre las especialidades de este restaurante, brillan el salpicón de langosta, el rape a la cedeiresa y el bonito en rollo –estos dos últimos platos servidos con unas imbatibles patatas fritas–. Las raciones son muy abundantes. El tícket medio depende del gasto que el cliente decida realizar en marisco.

EL CAMPERO
Ubicación: Barbate (Cádiz)
Precio medio: De 35 a 60 euros
Su historia: En esta casa, se exalta el atún rojo de almadraba, un arte milenario de captura que sigue utilizándose en esta parte de la costa gaditana. Abierto en 1994 en un local cercano al mar, El Campero, con barra y restaurante, lo sirve bajo 20 elaboraciones y diferentes cortes. Así, el comensal puede probar el hígado, ventresca, morrillo e, incluso, el corazón del atún, cuya temporada óptima es de abril a julio. Para conocer este producto, que, no obstante, algunos cocineros y clientes se niegan a consumir por estar considerada una especie en peligro de extinción, lo mejor es optar por varios platos diferentes. El Campero 'gaditaniza', incluso, presentaciones orientales como el 'sashimi' o 'tataki'. Además, ofrece pescados de la costa entre Tarifa y Conil, de donde también proceden las verduras.

LAMORAGA DE ANTONIO MARTÍN
Ubicación: Playa de La Malagueta (Málaga)
Precio: De 30 a 40 euros.
Su historia: Fue un conocido merendero en Málaga, punto de citas taurinas. A orillas de la Playa de la Malagueta, el chef marbellí Dani García (con dos estrellas Michelin en Calima, en Marbella) reconvirtió en 2010 este local en Lamoraga, la enseña de su cadena de bares de tapas. Esta Moraga no es un bar de tapas, sino que se aleja de este concepto para apostar por un restaurante que saca partido a la amplitud del espacio, las vistas al mar y los productos llegados a diario a su cocina. Brillan los arroces playeros, los pescados del día, los guisos, la fritura malagueña y los mariscos locales.

EL ROMPEOLAS
Ubicación: Tazones (Asturias)
Precio medio: De 40 a 60 euros
Su historia: En Tazones, un precioso pueblo de pescadores –muy animado en verano–, el puerto tiene El Rompeolas, propiedad de José Martínez, como un enclave básico de la costa central de Asturias. Mariscos y pescados del día conforman una oferta, con productos locales y en la que brillan el ‘pixin’ (rape) y el rollo de bonito. Con mesas corridas de madera en su interior, tiene una terraza en el exterior, casi a orilla del agua. El cliente puede preguntar si tienen centollo peludo, especie diferente a la centolla gallega, propio del Cantábrico y muy difícil de encontrar (en muchos locales, se engaña sirviendo centollo francés). Para beber, hay que probar la sidra. A veces, es posible ver en el puerto los rapes colgados secándose al sol, una práctica típica en Asturias.

CAL PINXO
Ubicación: Sitges (Barcelona)
Precio medio: De 40 a 65 euros
Su historia: A Cal Pinxo se va a comer arroz y, de paso, buenas piezas de pescado. En un local situado en el paseo marítimo de Sitges, justo en el extremo que linda con la subida a la iglesia –representativo punto de referencia de esta villa–, se trata de un habitual punto de encuentro de los veraneantes de Barcelona de este pueblo de la costa. Su especialidad es el arroz en diferentes variantes, que incluyen la fideuá, el ‘rossejat’ (receta con el arroz dorado en la sartén antes de hervirse), los fideos negros con almejas o las paellas de pescado y marisco, que pueden elaborarse con arroz o con fideos. Como entrante, es curioso probar la ‘esqueixada’ de bacalao (desmigado y acompañado de tomate y pimiento) y el ‘xató’ de Sitges (ensalada). Sus paredes suelen albergar exposiciones de pintura.

CASA MANOLO
Ubicación: Daimús (Valencia)
Precio medio: De 60 a 80 euros
Su historia: Creado en 1985 por la familia Alonso Fominaya, este restaurante de Daimús, una localidad cercana a Gandía, fue primero un chiringuito de envergadura para reinventarse después como restaurante y, en 2004, optar por un modelo de establecimiento de alta cocina con una excelente materia prima como eje. Como reclamo gastronómico, destacan los mariscos del Mediterráneo como la quisquilla de Santa Pola, la gamba roja de Denia cocida en agua de mar o la cigala de tronco; y los arroces secos, melosos o elaborados en guiso. Los toques de modernidad se notan cada vez más en los platos. Además de la terraza del restaurante, el establecimiento cuenta con Casa Manolo Lounge en la playa de Daimuz, con una oferta de cócteles y que se suele llenar al atardecer

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Parking Aeropuertos