jueves, 30 de octubre de 2014

Las situaciones más bochornosas que han propiciado los famosos a bordo de los aviones


No es nada extraño escuchar noticias de algún comportamiento inapropiado del algún personaje famoso al borde de un avión, de hecho hay alguna anécdota muy famosa.

Aunque con frecuencia las situaciones más bochornosas de algunos personajes famosos a bordo de distintos aviones han sido provocadas por el exceso de alcohol, también ha habido bastantes casos en que la bebida no ha sido la causa de ciertos escándalos. El potente buscador de vuelos Jetcost (www.jetcost.es ) ha seleccionado algunos de ellos.

Practicar sexo oral. Varios testigos que viajaron en el mismo vuelo que la famosa cantante y compositora mexicana Alejandra Guzmán rumbo a Huatulco, Oaxaca, aseguraron que la cantante le estaba practicando sexo oral a un desconocido antes de que ocurriera un altercado con la mujer que trató de tomarle una foto en el acto. Además, aseguraron que la cantante estaba bajo los efectos del alcohol. Por su parte, la cantante aclaró mediante un comunicado de prensa que se siente muy apenada por el incidente. Guzmán reiteró que no había bebido o consumido drogas como se dijo en los medios de prensa, y aseguró que sólo quería descansar y dormir, ya que estaba muy agotada por un espectáculo que había ofrecido horas antes al enfrentarse con una pasajera del avión por estar tomándole fotos.

No apagar el móvil. El actor Alec Baldwin, últimamente en boca de todos por su participación en la película Torrente 5, en su día la lió en un avión al no hacer caso de las advertencias de una azafata que le pedía que apagara su móvil y acabó provocando la vuelta del avión a la terminal donde se le pidió que lo abandonara. El intérprete, gran aficionado a Twitter, no dudó en comunicar a sus seguidores que acababa de ser expulsado de un avión de American Airlines: "Una azafata de American me ha mandado al diablo por jugar a Words with friends mientras estaba sentado en el embarque, no moviéndonos”. Baldwin se encontraba, concretamente, jugando a Words with friends en su iPad. Tras volver a la terminal el actor no tardó en dedicar nuevos "elogios" a la compañía, afirmando que “en ella trabajan profesores católicos de gimnasia nacidos en los cincuenta”.

Escribir mensajes de móvil. Otro actor expulsado por no querer apagar su móvil fue el actor de la saga Transformers Josh Duhamel que viajaba de Nueva York a Kentucky. En el momento en el que la aeronave se encontraba en la pista de despegue, Duhamel sacó su teléfono y comenzó a escribir mensajes a pesar de que un miembro de la tripulación de cabina le pidió que lo desconectara. La actitud del actor llevó a la tripulación a tomar la decisión de anular el despegue y regresar a la terminal del aeropuerto donde el actor fue expulsado del avión. El actor, que ha explicado que estaba escribiendo un mensaje para avisar de que vuelo iba con retraso, dijo que estaba arrepentido y que había aprendido a la lección.

Fumar marihuana. El cantante canadiense Justin Bieber, que ya en su día fue regañado por el personal de cabina durante un vuelo de Qantas en el que se negó a ponerse el cinturón de seguridad y se dedicó a pasearse desde su asiento en clase Bussiness hasta la clase económica donde iba su séquito, hace poco ha protagonizado un incidente en un vuelo privado desde Canadá a Nueva Jersey al fumar marihuana con su padre y otros diez acompañantes y no hacer caso y ofender verbalmente a los pilotos que en varias ocasiones les pidieron que dejaran de hacerlo. El humo de marihuana era tan fuerte en la cabina del avión que incluso se pusieron máscaras de oxígeno porque les preocupaba que pudieran inhalar tanto que podrían dar positivo por consumo de drogas. Bieber fue detenido e interrogado por agentes fronterizos durante varias horas al detectar un fuerte olor a marihuana en el avión, pero fue puesto en libertad al no encontrar ninguna sustancia ilegal.

Intentar introducir una pistola. El actor Cristian Slater pasó unas horas en la cárcel por tratar de meter un arma de fuego en un avión en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York. Las autoridades aeroportuarias detectaron una pistola de nueve milímetros en el equipaje de mano del actor al pasar por el detector de metales cuando se dirigía a la puerta de embarque. Sólo le cayeron tres días de trabajo comunitario ya que este suceso ocurrió antes del atentado contra las Torres Gemelas.

Mal comportamiento. La famosa modelo Naomi Campbell fue sacada a la fuerza de un avión de la aerolínea British Airways y detenida en la Terminal 5 del aeropuerto londinense de Heathrow por agredir a un agente de policía. Según los pasajeros del avión, Campbell fue esposada a bordo del aparato, que aún no había realizado el despegue, tras comportarse de forma grosera y agresiva. Al parecer, el suceso tuvo lugar por algún problema relacionado con el equipaje de la modelo.

Fumar a bordo. Similar bronca montó el cantante del grupo Oasis Liam Gallagher durante un vuelo de Hong Kong a Perth (Australia), cuando las azafatas le conminaron a apagar el cigarrillo recordándole la prohibición de fumar. El cantante volcó su frustración lanzando comida y otros objetos al pasaje y el capitán llegó a contemplar un aterrizaje de emergencia. Su también famoso hermano Noel dormía plácidamente en aquella ocasión, pero también fue incluido en el veto de por vida que les impuso la aerolínea Cathay Pacifics.

Amenazas a la azafata. El excantante de Stone Roses, Ian Brown, fue encarcelado cuatro meses después de amenazar a una azafata de la British Airways con rebanarle ambas manos con la cubertería de plástico del avión.

Estar gordo. En este caso no se puede echar la culpa a un comportamiento desafortunado por parte de Kevin Smith, director y actor de cine en películas como Clerks o Dogma: dijo que un piloto le expulsó de un vuelo de Southwest Airlines que se dirigía desde Oakland a Burbank, California, porque no cabía de forma apropiada en el asiento debido a su peso. Smith admitió tener sobrepeso pero aseguró en una serie de quejas a través de Twitter que eso no debería impedirle volar en un avión. Tanto Smith como la aerolínea dijeron que el actor había reservado dos asientos en su vuelo original desde Oakland, donde habló en la conferencia Macworld Expo, pero se encontraba en lista de espera para volar en un vuelo más temprano y éste sólo tenía un asiento disponible. Ante las quejas del actor en Twitter, la compañía le compensó con un vale de 100 dólares y le pidió perdón por teléfono.

Y también los famosos españoles. El buscador Jetcost también ha encontrado casos entre los famosos españoles, por ejemplo, el gaitero asturiano Hevia y dos personas más acabaron denunciados por parte de un comandante de la compañía Air Nostrum por "alterar el orden a bordo al increpar e insultar a la tripulación" en un vuelo proveniente de Nápoles con destino a Madrid. El personal de la torre de control comunicó al aeropuerto de Barajas que el piloto había necesitado de la presencia de la Guardia Civil en el momento del aterrizaje de la aeronave porque había tres pasajeros alterando el orden a bordo. Una vez el avión aterrizó en la capital, el comandante de la tripulación acudió directamente a comisaria a denunciar a los tres pasajeros por haber cometido una infracción de la Ley de Seguridad Aérea.

La tonadillera Isabel Pantoja protagonizó también una monumental bronca en el aeropuerto de Bilbao cuando se disponía a coger un vuelo a Madrid junto a su representante y su hijo, Kiko Rivera. La artista se enzarzó en una discusión con uno de los empleados que revisaban las tarjetas de embarque. En el transcurso de la disputa, el trabajador llamó “tonadillera española de mierda” a la artista. Tras el incidente, la cantante acudió al cuartel de la Guardia Civil del que dispone el aeropuerto e interpuso una denuncia por injurias contra el empleado.

El expresidente del Fútbol Club Barcelona, Joan Laporta, acabó "en calzoncillos" y "perdió los nervios" al comprobar cómo el detector de metales de seguridad del aeropuerto del Prat de Barcelona no dejaba de pitar. Laporta comenzó a ponerse nervioso tras pasar en dos ocasiones por el detector de metales y ver que éste seguía pitando después de desprenderse de todos los objetos que portaba consigo. Entonces, el dirigente barcelonista lanzó sus zapatos al otro lado del arco y comenzó a gritar "¡Me tenéis hasta los cojones! ¡Si queréis que me quede en pelotas lo vais a conseguir!" mientras se quitaba los pantalones y los metía en una cesta, quedándose así en calzoncillos. A continuación, un guardia de seguridad conminó a Laporta a acompañarle al interior de una caseta, de la que salió minutos después con los pantalones en su sitio y la misma indignación con la que entró.

En definitiva, como vemos muchas anécdotas bochornosas, algunas la verdad más que otras, pero todas ellas un bochorno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Parking Aeropuertos